el everest con esquí

Hace seis años ya hice este desafío por mi cuenta. Aunque esta vez junto con dos amigos, fue mucho más fácil. Salimos por la tarde para estar frescos por la noche –  ya estábamos ansiosos por el amanecer. Hacía frío por la noche. Incluso 8848 metros de altura (sin descanso) pueden convertirse en un asunto de la cabeza. Fue chevere, pronto de nuevo… pero luego en bici!